Escuela de Ballet - Ballet Folklórico de México de Amalia Hernández
7660
page,page-id-7660,page-template-default,woocommerce-demo-store,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-3.3,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive
 

Escuela de Ballet

escu

“Amalia era una mujer con una conciencia espacial increíble: toda su coreografía era espacio

y movimiento, y en ello me inspiré para hacer la escuela”.  -Arq. Agustín Hernández.

Desde los inicios de los años sesenta Amalia Hernández tuvo la idea de crear una Escuela de Ballet Folklórico con el objeto de preparar bailarines para cubrir los compromisos de las compañías y por ese medio, difundir y enriquecer la danza folklórica en nuestro país.

A pesar de no contar con un espacio propio, la Escuela de ballet empezó a funcionar en dos salones que el propio Instituto Nacional de Bellas Artes le facilitó al Ballet. Las aulas se aprovecharon para que los bailarines profesionales llevaran a cabo sus ensayos y, a la vez, para que se impartieran clases a niños y jóvenes deseosos de aprender este arte para luego incorporarse a las filas de la compañía. Hubo, asimismo, otro local cerca del Palacio de Bellas Artes donde se dieron lecciones de folklore, pero al poco tiempo resultó insuficiente por el crecimiento que comenzó a experimentar la compañía.

escuela-de-ballet-1

Con el afán de tener un lugar que cubriera los requisitos de una escuela formal, Amalia Hernández decidió construir un edificio apropiado. El encargado de realizar tan importante tarea fue su hermano, el arquitecto Agustín Hernández.

En el año de 1966 dio comienzo la construcción de la Escuela en un terreno ubicado en la calle de Violeta esquina con Riva Palacio, en la colonia Guerrero, de la Ciudad de México. Desde el punto de vista arquitectónico, el resultado fue innovador pues el diseño de la obra se adelantó a los estilos en boga de la época.

escuela-de-ballet-3
Leer más

El edificio es, hasta la fecha, una construcción vanguardista, pues retoma elementos inspirados en el pasado prehispánico de México mediante las formas trapezoidales y escalonadas que recuerdan el talud y el tablero, ambos recursos estructurales y estéticos presentes en la arquitectura propia de las pirámides mayas.

 

El 26 de marzo de 1968, el entonces presidente de México, Gustavo Díaz Ordaz, inauguró esta importante obra, actuando en esta especial ocasión el Ballet de los Cinco Continentes –recién creado con motivo de los Juegos Olímpicos a celebrarse en el país -. Cinco años después, se construyó un anexo a la escuela, con la finalidad de crear tres salones más para llevar a cabo ensayos y clases.

 

En la actualidad, el plantel cuenta con un promedio de 300 alumnos que se preparan diariamente, aprendiendo diferentes disciplinas para formar artistas integrales y multidisciplinarios que podrían ser, algún día, bailarines del Ballet Folklórico de México.

escuela-de-ballet-2

Cursos

cursos
Leer Más

Talleres

audiciones
Leer Más

Cursos de Verano

otros
Leer Más

Síguenos en nuestras redes sociales oficiales

Facebook Escuela BFM
Instagram Escuela BFM

Esta es una tienda de demostración para propósitos de prueba — NINGÚN pedido será procesado. Ignorar